Evaluación formativa - 8 claves para interpretar en clase - 2022

¿Qué es la evaluación formativa? 8 claves para implementarla

La evaluación formativa es un proceso sistemático basado en la recopilación de evidencias para a partir de su análisis, elaborar juicios, valorar el avance, las áreas de oportunidad y brindar retroalimentación a los estudiantes, todo ello con la finalidad de mejorar el aprendizaje. De igual forma, brinda oportunidades al docente para reflexionar sobre su propia práctica, así como para adaptar y ajustar las estrategias y las actividades de su planeación didáctica en función de las necesidades de los alumnos.

¿QUÉ ES LA EVALUACIÓN FORMATIVA?

Aunque es un concepto que se emplea de manera recurrente en la educación, todavía surgen algunas dudas acerca de lo que es la evaluación formativa, por ello te compartimos lo siguiente:

La evaluación formativa es un proceso sistemático basado en la recopilación de evidencias para a partir de su análisis, elaborar juicios, valorar el avance, las áreas de oportunidad y brindar retroalimentación a los estudiantes, todo ello con la finalidad de mejorar el aprendizaje. De igual forma, brinda oportunidades al docente para reflexionar sobre su propia práctica, así como para adaptar y ajustar las estrategias y las actividades de su planeación didáctica en función de las necesidades de los alumnos.

Así pues, la evaluación formativa se centra en evaluar procesos, no resultados, tiene una función orientadora y de apoyo, y permite obtener información para mejorar, tanto el aprendizaje de los alumnos, como la enseñanza impartida.

La evaluación formativa:

  1. Se deben anticipar desde la planeación didáctica las evidencias que se desean obtener.
  2. Se debe realizar mientras dura el proceso para que la mejora pueda incidir en él.
  3. Debe detectar los aprendizajes logrados y también lo que falta por mejorar.
  4. Debe proporcionar una retroalimentación tanto al estudiante como al profesor.

CARACTERÍSTICAS DE LA EVALUACIÓN FORMATIVA

Participativa: Se centra en el alumno, ayuda a tomar decisiones, es incluyente, favorece la reflexión con fines de mejora y promueve el diálogo entre los docente y alumnos.

Clara: Tiene un propósito claro, promueve que los estudiantes conozcan las competencias a evaluar, así como los instrumentos y criterios de desempeño, de manera que sepan lo que se espera de ellos.

Contextualizada: Permite que los alumnos infieran sus fortalezas y dificultades al aplicar sus conocimientos en escenarios y actividades que emulan de la forma más cercana posible el mundo real.

8 CLAVES PARA IMPLEMENTAR LA EVALUACIÓN FORMATIVA

En ocasiones suelen también surgir dudas acerca de cómo implementar la evaluación formativa, por ello aquí te compartimos ocho claves y ejemplos útiles:

  1. Establecer metas de aprendizaje claras y objetivas, de acuerdo con los aprendizajes alcanzados por los alumnos previamente.
  2. Diseñar estrategias para comunicar a los estudiantes los aprendizajes esperados; entender los propósitos y usos de una gama de opciones de evaluación y ser capaces de usarlas.
  3. Establecer criterios de evaluación con base en los distintos referentes curriculares (estándares, competencias, aprendizajes esperados) con el fin de lograr una retroalimentación descriptiva argumentada y que esto, a su vez, contribuya a la asignación de calificaciones con un verdadero sentido.
  4. Ayudar a los estudiantes a usar la información de las evaluaciones para tomar decisiones educativas sólidas.
  5. Construir esquemas de calificación que informen de manera válida el desempeño de los estudiantes.
  6. Comunicar las interpretaciones de los resultados de evaluaciones y su razonamiento sobre las decisiones educativas a tomar en diferentes poblaciones educativas que atienden (alumnos y sus familias, grupo, escuela, comunidad).
  7. Promover en los estudiantes aspectos como la puntualidad, la asistencia y la limpieza en sus trabajos, pero no incorporarlos como parte de la evaluación.
  8. Entender y cumplir las responsabilidades éticas y legales de las evaluaciones que se realizan.

Estos son solamente algunos ejemplos de cómo se puede implementar la evaluación formativa para favorecer el aprendizaje de los alumnos, y a la vez identificar pautas para mejorar la enseñanza.

CONCLUSIONES

Como ya hemos señalado, para que cumpla con el enfoque formativo, la evaluación debe entenderse como un proceso estrechamente ligado a la planeación didáctica, ser permanente, es decir no realizarse solamente al final, ya que esto nos permitirá ir recopilando información valiosa para tomar decisiones oportunas en favor de la mejora de los aprendizajes.

  1. osvaldo collazos trejo dice:

    es muy importanta el conocimiento de este tema

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir